blog de manualidades
blog

Plastic Free para Dummies

12 Sep

 

Si estás perdido con todas las nuevas tendencias que están apareciendo en torno al plastic free, tranquilo, desde #selfpackaging te queremos ayudar. En un entorno cada día más preocupado por el reciclaje y la sostenibilidad del planeta, tanto empresas como consumidores tenemos que adaptarnos a los nuevos cambios.

¡Cuidar el planeta es responsabilidad de todos!

 

Vivimos rodeados de envases de plástico, pero, sin embargo, ¿te has parado a pensar qué es y de dónde viene?

El plástico es un material que proviene en su mayoría de la destilación del petróleo. Se obtiene mediante la polimerización de compuestos derivados del petróleo y el gas natural.

Un material muy utilizado en nuestro día a día en envases y embalajes, productos de consumo, textiles o sector electrónico, entre otros. El excesivo del plástico está trayendo serios problemas al planeta.

Se calcula que los humanos habíamos producido alrededor 8.3 billones de toneladas métricas de residuo plástico. De todo este, solo el 9% de este es reciclado, y el 12% incinerado. Esto deja el 79% restante que acaba contaminando nuestros océanos, bosques, reservas naturales, etc. Esto es debido a que el plástico tarda más de 400 años en degradarse.

Unas cifras que lejos de disminuir, incrementan cada día, poniendo al mundo en una situación de alarma. Debemos tomar conciencia y apostar por alternativas menos contaminantes como el cartón en el sector del packaging.

 

 

Guía para identificar los tipos de plástico

¿Sabías que más del 90% del plástico no se recicla? por eso te presentamos a continuación una guía informativa de los distintos plásticos, utilidades y características. ¡Después de leer esto serás un experto en la materia!

 

¿Es el Plástico reciclable?

No todos los plásticos son reciclables, y los procesos para ello son complejos. Para saber si son o no tenemos que tener en cuenta los números inscritos en el triángulo indicador del tipo de plástico que es. Su clasificación es:

  1. PET (Tereftalato de Polietileno). El plástico más comúnmente usado para los alimentos, lo podemos encontrar en botellas de agua, aceite, etc. Es liviano y reciclable.
  2. HDPE (Polietileno de alta densidad). Este es un plástico más resistente a las altas y bajas temperaturas. Se suele utilizar para las botellas de leche o las garrafas. Se puede reciclar en diversas formas como fabricando cañerías, muebles del jardín, etc.
  3. PVC (Polivinilo). Lo encontramos en botellas de productos de limpieza, en juguetes o como material de construcción. Tras su reciclaje, puede ser utilizado para tarimas, paneles
  4. LDPE (Polietileno de baja densidad). En su mayoría es utilizado en bolsas de supermercado, envoltorios de alimentos, etc. Se recicla de nuevo en contenedores, papeleras, etc.
  5. PP (Polipropileno). Es el plástico utilizado en los envases de yogures o pajitas. Una vez reciclado se puede utilizar en cables de baterías, escobas, bandejas…
  6. PS (Poliestireno). Este plástico es utilizado en los envases de hamburguesas de los establecimientos de comida rápida. Este material es muy contaminante, y no reutilizable.
  7. Otros plásticos y materiales compuestos. En este último grupo se incluyen materiales como el PC (Policarbonato). Normalmente no se pueden reciclar o es muy difícil su reciclaje.

 

 

Y, ¿cómo se reciclan los plásticos?

Se puede hacer de 3 maneras distintas. Una, utilizando el plástico para elaborar nuevos productos con ese mismo plástico (por ejemplo, reciclar botellas de PET para elaborar nuevas), usar el plástico para elaborar nuevos productos diferentes (usar PET para hacer tejidos) o romper el polímero del plástico en monómeros para hacer nuevos polímeros. Este último método es muy costoso, por lo que se utiliza poco.

 

¿Qué impide su reciclaje?

Aunque se pueda reciclar, hay muchos impedimentos a la hora de realizarlo.

  1. Hay una gran diversidad de plásticos, por lo que es muy difícil el reciclaje de cada uno de ellos.
  2. En los envases de plástico hay otros elementos como pigmentos, metales que no se pueden separar del plástico, y eso hace que no se pueda reciclar.
  3. Pérdida de calidad, cada vez que el plástico es sometido a un proceso de reciclado pierde propiedades respecto al material inicial. Estas son algunas de las barreras que presenta el plástico para poder ser reciclado.

En resumen, aunque por el tipo de plástico el envase pueda ser reciclado como hemos visto antes, en su mayoría no se lleva a cabo. Solo siendo reciclado un 9% del total de residuos plásticos que generamos.

 

Y los Bioplásticos, ¿de dónde provienen?

Son plásticos cuya procedencia no es el petróleo, sino se fabrican a partir aceites vegetales, azúcares o almidones. Utilizando para su elaboración alimentos como la patata, la caña de azúcar, maíz, soja, etc. Actualmente este tipo de plástico representa el 1% de la producción a nivel mundial.

Muchas personas creen que son biodegradables, por el uso del prefijo “bio” que indica que su procedencia es vegetal, no implica que se biodegradable.

 

¿Cuáles son las ventajas?

Sin duda alguna de las ventajas de este tipo de plásticos es su procedencia de fuentes renovables como los vegetales. Por lo que producen menos efecto invernadero, ayudando a cuidar el planeta.

Por el contrario, el elevado coste de producción, hace que su implantación en nuestro día a día no sea 100 % viable. Aunque de primeras parece una buena alternativa, sin duda, no mejoran mucho el panorama respecto a los plásticos tradicionales. Actualmente no tenemos las estructuras de separación y reciclado de residuos para que pueda ser reciclado.

 

Plástico Compostable, ¿qué es?

El compostaje es un proceso de transformación de la materia orgánica para obtener un abono natural. Los materiales que son compostables, tienen la capacidad de degradarse produciendo; carbono, agua, compuestos inorgánicos y biomasa. Sin dejar residuos tóxicos o distinguibles.

Si en algún envase te encuentras que el plástico es compostable, ten en cuenta que es en plantas de compostaje industrial. En la cual someten al plástico a unas condiciones complejas. De hecho, no es un proceso que podamos llevar a cabo en el jardín de nuestra casa. Este sería un buen método, pero actualmente hay muy pocas plantas de reciclaje industrial, lo que lo dificulta.

 

¿Qué opciones tenemos?

Des de SelfPackaging recomendamos el uso de alternativas más ecológicas y que tengan un impacto positivo en la sociedad, el cartón siendo una de ellas. No obstante, no debemos olvidarnos que el plástico sigue siendo un material tóxico que tarda más de 400 años en biodegradarse, llenando nuestro planeta de residuos contaminantes. Por lo que animamos a todos a empezar a usar alternativas más sostenibles y respetuosas como las bolsas de tela, o el cartón en envases.

Por Eva de SelfPackaging

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mediante el envío de este comentario confirmo que he leído y acepto la política de privacidad: